Lo que un dentista no quiere que comas

destinta

Lo que un dentista no quiere que comas

Tipos de dentista

En el campo de la odontología, como en otros muchos ámbitos de la salud, existen distintas especialidades. 

Los dentistas pediátricos, como indica el nombre, trabajan en los dientes y en el cuidado dental de los niños, generalmente hasta los 16 años.

Tienen experiencia y han estudiado los desafíos singulares que los niños traen al consultorio cuando se les salen los dientes de leche, crecen hasta convertirse en dientes adultos y se enfrentan a tentaciones en forma de azúcar y caramelos. 

El periodoncista por su lado, se ocupa principalmente de las encías, aunque tiene la misma formación en dientes que cualquier otro profesional. Su principal área de trabajo será prevenir la propagación de enfermedades de las encías, que es uno de los principales problemas en el ámbito de la salud oral de hoy en día. 

Las enfermedades de las encías son causadas por bacterias que pueden formarse cuando la rutina de cepillado y uso de hilo dental de una persona no es tan completa como debería ser. 

Por último, está el ortodoncista, especialista en la corrección de problemas de estructura dental como dientes torcidos y sobremordidas. Para corregir estas situaciones, estos dentistas utilizan frenos y retenedores para hacer que los dientes vuelvan lentamente a su forma y estructura normal. 

Puntos en común entre dentistas

Una de las tareas de cualquier dentista es asegurarse de que sus pacientes mantengan una salud dental adecuada. Es por eso que muchos tienden a ser estrictos sobre lo que sus pacientes pueden y no pueden consumir.

Hay varios tipos de alimentos que un especialista dental  probablemente no querría que sus pacientes consumieran en grandes cantidades. Esto es algo que incluso en el curso protesico dental se enseña.

Uno de estos alimentos son los dulces, como los caramelos. Y comer demasiados dulces puede causar caries, las cuales no decoloran el diente pero pueden causar que el diente comience a pudrirse. Cuando esto ocurre, puede incluso llegar a caerse o necesitar ser extraído. 

Otra cosa que un dentista no aconseja abusar en grandes cantidades son los refrescos. El azúcar de los refrescos y el ácido que contienen hace que el esmalte de los dientes se erosione y una vez que se ha ido, normalmente se va para siempre. 

Así que, siempre que vayas al dentista o a un profesional dental consulta qué tipo de alimentos puedes consumir y cuales deberías reducir el consumo o eliminar directamente de tu dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *