La preparación y el proceso de recuperación en la blefaroplastia

La preparación y el proceso de recuperación en la blefaroplastia

Todo el personal médico y sobre todo los cirujanos plásticos tienen como objetivo que la experiencia en la blefaroplastia sea agradable y lo más confortable posible para el paciente.

En caso de que el paciente fume, es recomendable por los cirujanos que deje de fumar por lo menos en dos semanas, ya que fumar puede poner en riesgo la capacidad natural que cada paciente puede tener en su recuperación, ya que afecta a la circulación de la sangre.

Usar aspirinas y antiinflamatorios puede que causen hemorragias por lo que hay que evitar medicamentos por un tiempo antes de la operación. El cirujano tiene que dar todas las instrucciones antes de operarse que sean necesarias.

Es muy normal que la cirugía de párpados se haga de forma ambulatoria y el paciente recibe el alta e mismo día de la operación. Es recomendable que llegue acompañado de un familiar o amigo que después lo lleve a su casa, así como ayudarle a realizar las tareas domésticas para que guarde reposo.

El día de la cirugía al paciente se le dan medicamentos para que esté tranquilo durante la operación que usa anestesia local y sedación intravenosa. En algunos casos el cirujano estético prefiere usar la anestesia general. Para que esté más seguro el paciente, mediante la cirugía se usan varios tipos de monitores para revisar el corazón, la presión y oxígeno que circula por nuestra sangre.

Cuando la cirugía acaba se le lleva a un área de recuperación. Lo normal es que tenga la visión borrosa, siendo resultado de una pomada que se usa para proteger el ojo en la cirugía, presentando a veces alguna inflamación por la operación.

El proceso de recuperación varía en el tiempo según cada paciente y la técnica que se use. Los primeros días lo mejor es que descanse tranquilamente con la cabeza elevada. El cirujano le puede recetar compresas frías en la zona tratada. Al principio puede que sienta tensa la zona donde se ha operado, pero esto se controla con la medicación oral.

Las primeras 48 horas después de la operación algunos pacientes suelen tener inflamación o hematomas que desaparecen después de una semana más o menos. Es complicado que se prolonguen de más de un mes.

Esperamos que después de este artículo, tengas un poco más claro cómo puedes llegar a encontrarte, tanto antes como después de esta intervención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *