Cómo hacer una mudanza sin perder la cabeza

mudanzas en barcelona tipos

Cómo hacer una mudanza sin perder la cabeza

Todos los que hemos vivido varias mudanzas en Barcelona sabemos la locura que puede ser tener que empaquetar todas tus cosas para marcharte a otro edificio. Especialmente, si te mudas a otra ciudad. Y, aunque vivas en otra provincia que no sea Barcelona, puede ser una auténtica locura.

Por ello, hoy queremos darte algunos consejos para que no sientas que vives en la locura.

Haz limpieza

Antes de empezar a hacer paquetes, limpia a fondo. Y no hablamos de barrer, fregar, quitar polvo… Eso, tendrás que hacerlo cuando hayas retirado todos los muebles. Hablamos de tirar todo lo que no quieras llevarte contigo y que siga molestando en tu nuevo hogar: ropa muy vieja, sillas que llevas un año queriendo encolar, artículos de decoración que hayas tenido en tus estanterías sólo por compromiso, etc. Piensa que todo esto ocupa espacio en el camión y, por lo tanto, es dinero. Además, también te dificultará el proceso de desempaquetar y decorar tu nuevo hogar.

No vacíes todos los cajones

Puedes dejar la ropa y los artículos no pesados en cajones y otros muebles. Simplemente, limítate a protegerlos para el transporte. Pesarán más, pero mientras no los llenes de artículos pesados de por sí, como libros, no habrá ningún problema.

En cualquier caso, si crees que van a pesar mucho, siempre puedes transportar las gavetas por separado.

Todo lo blando, en bolsas de basura

Sí, suena poco estiloso, pero es una maravillosa idea durante una mudanza. Edredones, almohadas, peluches, sábanas, y ropa en general, para llenar los huecos libres del camión. Así, ahorrarás espacio y, además, te servirá para proteger otros artículos y muebles.

Para proteger el contenido de las bolsas, puedes atarlos con cinta aislante.

Y no olvides aclarar el contenido de cada bolsa o caja con etiquetas adhesivas o con un rotulador permanente.

La crisis en mudanzas es normal

Mudarte supone un importante gasto económico, por lo que no te preocupes cuando descubras que tu bolsillo se ha reducido en un alto porcentaje, puesto que será normal. Te ocurre a ti, y le ocurre al resto de los mortales que no nadan en una piscina de billetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *